Sesión continua: “La invitación” y “Crudo”

Sesión continua_La invitación y Crudo copy

Soy un fan (muy fan) del Festival Internacional de Cine de Sitges, y no me canso de repetirlo. Ésta semana me he quitado dos espinitas que tenía clavadas: viendo en Netflix la que fue premiada como mejor película en el Festival en 2015 y viendo en el cine uno de los bombazos de la última edición del Festival. En la sesión continua de hoy toca hablar de: “La invitación” y “Crudo”.

TheInvitation1

“La invitación”: Una cena exquisita

Título original: “The Invitation” (100 min.)

Año: 2016

Director: Karyn Kusama

Guion: Phil Hay y Matt Manfredi

Reparto principal: Logan Marshall-Green, Michiel Huisman, Tammy Blanchard y John Carroll Lynch

Género: Independiente, Thriller

Sinopsis: Will ha recibido una invitación de su exmujer Eden para reencontrarse en una cena que ha organizado con su nueva pareja. También están invitados el resto de sus amigos más íntimos con los que hace dos años que no se ven. Sucedió algo traumático que los distanció.

Opinión: Un film que consigue el galardón a mejor película en el Festival de Sitges se sabe que no deja indiferente. El Festival lleva muchos años de experiencia y aunque se centre en la temática del terror y del fantástico, su premisa es buscar historias diferentes y causar impacto en el espectador. Busca películas que tengan “algo”. Desde el cine de autor más pausado a propuestas extremadamente bizarras o más experimentales. Siempre se apuesta por cine que no deje igual a su espectador. Huye del encefalograma plano. En una época en que estamos saturados de propuestas audiovisuales que pasan por delante de nuestras narices para depositarse rápidamente en la papelera de reciclaje del olvido, el Festival de Sitges busca esas películas que se queden grabadas permanentemente en nuestro disco duro particular o al menos que algunas de sus escenas o esencia, lo hagan. “La invitación” no se graba a fuego en nuestra mente, pero sí que deja un buen poso.

“La invitación” centra su propuesta en el suspense. Lo hace desde una escena inicial en que el protagonista, Will, atropella accidentalmente un coyote y ha de acabar con él para no dejarlo moribundo en la carretera. En esa escena se nos muestra la crudeza de la muerte, de la naturaleza, y cómo el protagonista asume su realidad y acepta “hacer lo que ha de hacer”. Toda una alegoría. Will se dirige con su actual pareja a la casa de su exmujer Eden. Allí se reunirá con ella y con los amigos que hace dos años que no ve. Un suceso traumático los distanció. Ahora, después de dos años y sin saber exactamente los motivos del reencuentro, se encontrarán todos juntos en una cena organizada por Eden y su actual pareja. No desvelo más de la trama. De hecho, recomiendo no mirar la mayoría de sinopsis que existen por Internet de la película, porqué en ellas hay presentes detalles de la trama que es mejor descubrir según va avanzando la historia. Y ésta es una de las grandes magias de la película. La evolución de la trama se presenta a un ritmo pausado pero constante, profundizando en el suceso trágico que marcó a los personajes, especialmente a Will y a Eden. El cómo han afrontado ese suceso traumático es uno de los elementos que marca el tono de la película: Will está crispado con el mundo, siempre a la defensiva y anclado en el pasado, Eden ha pasado página, muestra una exagerada felicidad y acepta una nueva realidad. Ese será el principal foco de conflicto en la película y generará situaciones ambiguas entre los personajes, llenando el film de momentos enrarecidos.

Una reunión de amigos que irá dando volantazos cada vez que avanza la historia. Si nos centramos en ella, la historia es fácil de predecir en su esencia y sabemos probablemente hacia donde se dirige. Pero conforme va avanzando, se van sucediendo algunos giros que provocan que dudemos de su posible desenlace. Se juega constantemente con la ambigüedad, y lo que parece ser, no es, y lo que se ha descartado, resulta ser. Todo un ir y venir para el espectador. Quizá uno de los problemas que le encuentro a la película es que esa ambigüedad se traslada al diálogo entre personajes, haciendo que no acaben de tener demasiada profundidad, creando un entorno bastante plano en general. Aun así, nada que afee el conjunto. La trama va avanzando a buen ritmo y generando incógnitas en el espectador hasta llegar a su gran (aunque bastante predecible) desenlace. Me hubiera encantado que arriesgase más en su desenlace y buscara algo más descabellado, pero es bastante coherente con todo su planteamiento. Mejor película en Sitges 2015. Será por algo.

Lo mejor: trama predecible en esencia pero presentada de una forma que consigue mantener el suspense. Buena dirección en espacios cerrados y tensión que va creciendo conforme avanza la historia.

Lo peor: presentación inexistente de sus personajes secundarios y determinadas reacciones de estos. Un desenlace que podría haber sido más arriesgado.

Me gustó más que: El regalo

Me gustó menos que: Hard Candy

Nota: 7,5/10

Grave1

“Crudo”: ¡Larga vida a la nueva carne!

Título original: “Grave” (98 min.)

Año: 2016

Director: Julia Ducornau

Guion: Julia Ducornau

Reparto principal: Garance Marillier, Ella Rumpf, Rabah Nait Oufella y Laurent Lucas

Género: Independiente, ¿Terror?

Sinopsis: Justine tiene 16 años y proviene de una familia de veterinarios y vegetarianos. Será su primer año en la facultad, dónde cómo el resto de familia, también estudiará veterinaria. Allí pasará por las mismas experiencias que todos los alumnos de primer año, sometidos a los alumnos más veteranos. Un ritual de iniciación despertará algo dormido en su interior: las ansias de comer carne.

Opinión: Sigo con lo que comentado del objetivo del Festival de Sitges: huir del encefalograma plano. Grabar películas en la mente del espectador, o al menos, la esencia o alguna escena en particular. Ésta película lo consigue, y con creces. Hace mucho tiempo que no he tenido una sensación igual a la vivida con “Crudo”. La última vez fue al ir a ver al cine esa maravilla sueca llamada “Déjame entrar”. En ella, el vampirismo era la excusa para hablar de la soledad, del acoso escolar y del paso de la infancia a la edad adulta. Todo aderezado con una dirección elegante y fría y algunas escenas bastante macabras. En “Crudo”, el canibalismo es la excusa para hablar de la sexualidad, de la identidad propia y del paso de la adolescencia a la edad adulta. También con un gran aliño de dirección independiente y algunas escenas macabras. El cine de terror como canal para hablar de dos de las grandes etapas de transición en la vida. Y todo en una ópera prima de su directora y guionista Julia Ducornau, y de su protagonista Garance Marillier. Nueva carne.

“Crudo” no es la típica película de terror que pasa por las carteleras. Es una de esas películas que cuando la estás viendo te sorprendes al saber que al otro lado están proyectando “La Bella y la Bestia” o “La La Land”. Y como decía, no es la típica película de terror. Se podría definir como un retrato sobre el paso de la adolescencia a la edad adulta con toques de cine de autor y alguna escena sangrienta. Pero nada de hacer caso a lo que ha vendido la publicidad sobre ella. Es cierto que tiene algunas escenas bastante desagradables, pero nada del otro mundo para los que estemos un poco curtidos viendo cine de terror o vemos habitualmente los noticiarios (ayer mismo pude ver en las noticias un video de un hombre que había sido devorado por una serpiente en Indonesia). No es una película de sustos, de magia, con momentos paranormales o muy gores. Tiene sus puntos. Pero sobretodo es una película hipnótica. Aparecen colores vivos, especialmente el rojo (omnipresente en la película) pero la fotografía en general es muy fría. Se atreve con planos secuencia donde nos descoloca dentro de fiestas, nos muestra planos abiertos alejados para hacernos desear que centre la atención en algún punto y cuando lo hace a la inversa, estamos deseando que abra el plano para mostrarnos lo que oculta. Juega magistralmente con la cámara. Las interpretaciones, la música, los diálogos, situaciones… todo contribuye a crear una atmósfera muy particular, consiguiendo que nos metamos en la película de forma inevitable y formemos parte de su juego. Las escenas desagradables se plantaran delante de nosotros en momentos puntuales, y aunque seamos impresionables no podremos apartar la mirada de la pantalla. Pura magia.

La película gira entorno a un despertar. El despertar que vivimos todos cuando los años pasan, dejamos la infancia atrás y nos empezamos a formar cómo personas adultas. Justine siempre ha sido una joven insegura y hermética, y ahora empieza a sentir cosas que nunca había sentido y ha de aprender a gestionarlas. Cómo hemos tenido que hacer todos. Qué en su caso sea el canibalismo, es un detalle sin importancia.

Lo mejor: visualmente hipnótica, buen retrato de la adolescencia en su transición a la edad adulta, el maquillaje y efectos especiales, las actuaciones, la banda sonora…

Lo peor: el marketing asociado a las escenas más desagradables de la película ha jugado totalmente en su contra. No es una película de terror al uso.

Me gustó igual o más que: Déjame entrar

Me gustó más que: The Road

Nota: 10/10

TheInvitation2

Grave2

Me quedo con…

“Crudo”. Cada cierto tiempo aparece una película que sigue unos cánones que destacan del resto. Que tiene una historia y un tratamiento de ésta diferente. Que muestra un gran nivel en todas sus facetas artísticas y técnicas. Y que en definitiva, destaca por elementos que cómo espectador no acabamos de detectar o definir pero sólo sabemos una cosa: es diferente y nos hipnotiza. Me sucedió como comentaba antes con “Déjame entrar”. Hablando con una compañera del trabajo comparaba esa sensación con la que tuvo con “Oldboy”. Totalmente de acuerdo. “La invitación” es una buena película, pero lo que ofrece “Crudo” es una propuesta tan diferente y tan potente, que no puede compararse. Que a nadie le tire atrás la campaña publicitaria que ha habido a su alrededor, puede gustarle a todo tipo de público. La prueba, lo que me dijo mi madre al salir del cine:

“Me ha gustado mucho. No es de terror, es más bien de asco. Pero me ha gustado”.

4 comentarios en “Sesión continua: “La invitación” y “Crudo”

  1. Sin estar de acuerdo con The invitation he de decirte que me ha gustado mucho la crítica y leerla.(:
    Comparto lo de la tensión creciente, pero no el ritmo. Para mi se estiró demasiado al tensión y se precipitaron mucho al final, quizás es cuestión de gustos (?)
    Por parte de Crudo tengo que decir que jo-der, la quiero ver ya, así que miraré sin en los cines de aquí la echan.
    Ah, y antes de que se me olvide, me ha llamado mucho la atención Déjame entrar, a ver si le echo un vistazo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s