La Crónica: Terapia para asesinos en serie y laberintos imposibles (Sitges 2020)

Tras las dos anteriores crónicas en las que comenté las primeras 5 películas vistas en el festival de Sitges y la gran charla sobre cine de terror de culto, toca hablar de los dos días en los que me enfrenté a algunos de los platos fuertes del festival. En la crónica de hoy: “Terapia para asesinos en serie y laberintos imposibles (Sitges 2020)”, donde reseño 6 películas vistas en Sitges y propongo mi ranking particular.

Boys from County Hell (2020)

de Chris Baugh

Un grupo de trabajadores, liderados por un padre y un hijo enemistados, despiertan accidentalmente a un antiguo vampiro irlandés.

Es por todos conocido que la leyenda de Drácula está inspirada en Vladimir Tepes, el brutal príncipe de Rumanía conocido como Vlad el Empalador. Nuevas hipótesis afirman que Bram Stoker también se inspiró en Abhartach, un señor de la guerra irlandés que en el siglo V bebía la sangre de sus víctimas. Aprovechando esa nueva teoría, Boys from County Hell realiza una relectura de la leyenda del más famoso de los vampiros desmontando los grandes mitos alrededor de su figura y adaptando el relato a la idiosincrasia irlandesa. Vampiros próximos a los zombis, entornos rurales, pubs, cerveza y mucha sangre para una comedia de terror a la que le hubiera sentado bien un mayor atrevimiento y desenfreno.

Recomendada para los apasionados del vampirismo que busquen aproximaciones diferentes al relato clásico y de acento irlandés.

No apta para quienes sean acérrimos de la historia clásica y busquen comedias de terror más alocadas.

Meander (2020)

de Mathieu Turi

Después de hacer autoestop en la carretera, una mujer despierta dentro de una tubería repleta de trampas mortales.

Segundo largometraje de Mathieu Turi, conocido por ser ayudante de dirección de grandes nombres como Clint Eastwood, Quentin Tarantino o Guy Rithcie, entro otros. La premisa del film se ha visto en otras ocasiones, personaje protagonista encerrada en un espacio, sin recordar como ha llegado ahí y teniendo que descubrir como escapar, pero consigue que la propuesta resulte novedosa pese a partir de elementos un tanto trillados. Meander consigue mezclar el concepto de espacio futurista por explorar de Cube, la claustrofobia de estar en un espacio minúsculo de Buried y la esencia de aprendizaje por ensayo y error de los videojuegos (con puntos de guardado incluidos) consiguiendo momentos de absoluta tensión. Una de las grandes sorpresas que aguardaba este festival de Sitges.

Recomendada para fanáticos de Cube y Buried que buscan más films con propuestas parecidas.

No apta para personas claustrofóbicas y que prefieran la ambigüedad en el relato a las respuestas concretas.

Possessor (2020)

de Brandon Cronenberg

Tasya Vos es una agente de una organización secreta que utiliza implantes cerebrales para controlar el cuerpo de otras personas y así cometer asesinatos con oscuros intereses.

Brandon Cronenberg ofrece en su segundo largometraje un traslado de las conocidas obsesiones paternas al lenguaje del siglo XXI. Possessor se introduce en el mundo de las grandes corporaciones y el sometimiento del individuo por parte de estas a través del control mental. La adicción de poder vivir otras vidas manipulando a voluntad el cuerpo de otros seres humanos, la libertad de ejercer la violencia gracias al amparo de la tecnología y la distorsión de la identidad propia provocando la desconexión racional con la realidad. Sed de sangre, sueños y retorcimiento de los recuerdos. Ganadora del premio a mejor película y dirección en el festival de Sitges. ¡Larga vida a la nueva nueva carne!

Recomendada para quienes añoren el cine más experimental y desagradable de David Cronenberg.

No apta para quienes busquen un mensaje más disruptivo que no siga los cánones de la nueva carne.

Relic (2020)

de Natalie Erika James

Edna, una anciana viuda que vive en la gran casa familiar, desaparece durante días. Su hija Kay y su nieta Sam viajan a la remota casa para encontrarla.

La ópera prima de Natalie Erika James se suma a la última ola de cine de terror que profundiza en los secretos familiares para crear un relato de ambientación lúgubre y malsana en el que las preguntas y fenómenos extraños se abren paso. Relic aúna elementos del cine de casa encantada con el drama familiar y los fantasmas, huyendo de efectismos y de las explosiones sonoras habituales del género, tomándose su tiempo para mostrar la extraña relación entre los personajes e introduciendo en el relato lentamente los elementos fantásticos. Brillante diseño de producción, dirección firme y actuaciones contenidas para una obra con un desenlace al que le falta impacto y le sobre lirismo.

Recomendada para los que disfruten de atmósferas malsanas y relaciones familiares turbias y cargadas de secretos.

No apta para los que busquen más terror que drama familiar o metáforas en el relato.

Rent-A-Pal (2020)

de Jon Stevenson

David es un soltero que cuida de su madre anciana. A través de una agencia matrimonial por VHS descubre un vídeo llamado Rent-A-Pal que lo ofrece lo que siempre ha buscado: amistad y comprensión.

Internet ha abierto un gran campo relacional a muchas personas con limitaciones sociales graves, pero cuando no existía otras tecnologías se abrían paso para facilitar la conexión entre personas, generando los correspondientes intereses económicos. Rent-A-Pal mezcla el humor ácido, el drama familiar y el thriller para hablar de la soledad, la vejez y el desgaste de la persona cuidadora. El VHS como motor de conexión entre personas y respuesta a una devastadora soledad. Consigue profundizar en conceptos complejos sin llegar a caricaturizarlos, pero su mezcla de tonos y su desenlace no acaban de funcionar en conjunto. Wil Wheaton ofrece una particular actuación como el amigo al otro lado de la televisión.

Recomendada para los interesados en dramas sobre la vejez y la soledad con un punto de vista particular.

No apta para los que busquen una propuesta más solida que se decante hacia la comedia o el drama.

Vicious Fun (2020)

de Cody Calahan

Joel es un repelente crítico de cine especializado en terror. Siguiendo a la misteriosa cita de su compañera de piso, acaba de forma involuntaria dentro de un grupo de terapia para asesinos en serie.

Las luces de neón, la música electrónica repleta de sintetizadores y la obsesión por todo lo que tenga que ver con los 80 se abre paso una vez más en otra comedia de terror que homenajea al cine slasher. Aprovechando la figura del joven perdedor enamorado de su compañera de piso que acaba de forma involuntaria donde no debía, Vicious Fun se tira de cabeza dentro de todos los arquetipos y espacios comunes del cine de terror ochentero para ofrecer una divertida comedia llena de escenas sangrientas y humor negro. Sin tomar riesgos ni innovar en su propuesta, el film se convierte en un divertimento sin tapujos que convencerá a los fans del género. Mención especial para un desbordante Ari Millen que se come la escena cada vez que aparece en pantalla.

Recomendada para quienes disfruten de los homenajes al cine slasher y las comedias de terror sin pretensiones.

No apto para fans muy curtidos en el género que busquen algo de innovación.

Ranking

A continuación una lista de las 6 películas reseñadas en el artículo ordenadas de la que más me ha gustado a la que menos me ha convencido:

  1. Meander
  2. Possessor
  3. Vicious Fun
  4. Boys from County Hell
  5. Relic
  6. Rent-A-Pal

¡Pronto el último artículo sobre Sitges 2020 con todas las películas online vistas!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s