Recomendaciones: 5 películas originales de Netflix que no te puedes perder (6)

Millennials contra el apocalipsis zombie, dramas familiares que acompañan diversas generaciones, aplicaciones sociales con oscuros propósitos, dudas frente a la relación de pareja y subculturas urbanas ya extinguidas. En las recomendaciones de hoy: 5 películas originales de Netflix que no te puedes perder (6).

#Vivo (2020)

de Il Cho

Una infección desconocida provoca el caos en la ciudad de Seul. Un joven deberá sobrevivir encerrado en el apartamento de su familia mientras espera que llegue algún tipo de ayuda.

El cine de Corea del Sur vive un apogeo gracias al reconocimiento mundial conseguido por la multipremiada Parásitos pero la trayectoria de su cine es larga y llena de grandes películas. Park Chan-wook, Na Hong-jin, Kim Ki-Duk o el propio Bong Joon-ho han gozado de una gran acogida en los últimos años por parte de crítica y público. Incluso un subgénero de terror como el cine de zombies que salvo alguna brillante excepción parecía un tanto estancado, ha gozado de una segunda vida gracias a una película tan potente como Train to Busan de Yeon Sang-ho. #Vivo mantiene la iconografia de ese film, replicando la estética, el maquillaje y el comportamiento de los zombies, aunque el enfoque del film es muy diferente. El protagonismo recae en un joven millennial adicto a los videojuegos que tendrá que sobrevivir estando encerrado en el pequeño apartamento familiar mientras Seúl se desmorona. A través del comportamiento descerebrado del joven, claramente influenciable por la publicidad y basado en replicar las acciones rutinarias diarias (largas horas jugando a videojuegos, pedir subscriptores para su canal…) vemos como el potencial de una generación se está enclaustrando entre las pantallas, y que cuando se alejan de éstas, pueden demostrar su valía para enfrentarse a cualquier cosa. Acción a buen ritmo, alguna pequeña reflexión en su interior y, sobretodo, un divertimento bien realizado y sin complejos.

El diablo a todas horas (2020)

de Antonio Campos

Willard Russel regresa a su tierra natal tras combatir en la Gran Guerra. Consigue rehacerse de los traumas del pasado formando una familia, pero todo se comienza a desmoronar el día que ella se enfrenta a una enfermad terminal.

Hay algo atractivo e hipnótico en los relatos de la América profunda. Defensa de John Boorman, True Detective de Pizzolatto y Fukunaga e incluso La matanza de Texas de Tobe Hooper abordan de forma violenta y cruda las miserias y salvajismo de unas personas que viven en entornos rurales poco poblados, muy religiosos y socialmente endogámicos. El diablo a todas horas adapta la famosa novela de Donald Ray Pollock y sigue el camino recorrido por las obras mencionadas, reflexionando sobre el fanatismo religioso, las cargas familiares heredadas, la corrupción a la que se expone a diario el ser humano y la inevitable búsqueda de redención. A través de un reparto en estado de gracia en el que brillan especialmente Bill Skarsgård, Tom Holland y Robert Pattinson, la historia narra tragedia tras tragedia la vida de unos personajes cuyos caminos llenos de dolor y sangre que se cruzaran de forma inexorable tarde o temprano. Todo lo que sucede está cargado de un dramatismo que se acentúa gracias a una voz en off que ejerce de profundo narrador de la historia realizada por el propio autor de la novela. Una gran obra coral en la que los paisajes de la América profunda de mitades del siglo XX, los sermones religiosos y los ecos de la guerra se mueven al ritmo de la música de la época, de los autoestopistas confiados subiendo en automóviles de desconocidos, de los puñetazos, patadas, cuchilladas y disparos. La violencia tiene acento sureño.

El dilema de las redes (2020)

de Jeff Orlowski

Las redes sociales dentro de un mundo globalizado han conseguido que estemos conectados con las personas que más nos importan independientemente de la distancia, pero también han generado una serie de adicciones y malos hábitos y comportamientos.

Todas las personas tenemos más o menos conciencia de la adicción que producen las redes sociales y del riesgo que puede suponer compartir determinados contenidos personales, especialmente si estamos pasando por una etapa compleja en nuestra vida. Aún así sentimos la imperiosa necesidad de estar conectadas, compartir nuestras vivencias y observar lo que están haciendo las demás, y eso es debido a unos mecanismos sociales y tecnológicos muy bien engrasados. El dilema de las redes es un documental que profundiza en todos estos temas y lo hace a través de las voces expertas de personas que han trabajado en Facebook, Instagram, Twitter y otras aplicaciones. Profesionales que inicialmente buscaban crear y perfeccionar herramientas beneficiosas pero que ven como sus creaciones se convierten en grandes monstruos capaces de polarizar opiniones, generar ansiedad y adicción en las personas e inocular en las redes grandes flujos de desinformación. Dentro del documental se recrea de forma ficticia el comportamiento de una familia con sus smartphones y lejos de resultar forzado complementa a la perfección los males narrados a lo largo del documental, mostrando hábitos negativos en las personas adultas, y especialmente, en las más jóvenes. La obra de Jeff Orlowski ofrece una serie de recomendaciones finales para disminuir el control que ejercen las redes sobre nosotros y deja un mensaje positivo dentro del fatalismo y alarmismo general. No deja indiferente y tiene momentos que llenan de indignación. Toca desactivar las notificaciones del teléfono.

Estoy pensando en dejarlo (2020)

de Charlie Kaufman

Una pareja se enfrenta a un largo viaje en coche para conocer a los padres de él. El viaje se convertirá en una experiencia inolvidable para ambos.

Charlie Kaufman dirige y escribe su tercera película tras Anomalisa y Synecdoche, New York y de nuevo vuelve a realizar una obra críptica que se aleja de los estándares del Hollywood más comercial. Guionista de grandes films de Spike Jonze y Michel Gondry, es en solitario cuando sus propuestas se tornan más complejas y personales. Estoy pensando en dejarlo es una gran prueba de ello, un film que no ofrece concesiones al espectador. El viaje de ida y vuelta en coche de una pareja para conocer a los padres de éste y la propia cena en la casa familiar se convierten en un profundo estudio de la soledad, de la influencia de la cultura y el arte en nuestra personalidad y de la distorsión e influencia de los recuerdos en nuestro presente, pasado y futuro. Todo mostrado a través de largas conversaciones entre los personajes, de imágenes cargadas de simbolismo y de una desintegración del tiempo y el espacio en el que múltiples géneros se abren paso a lo largo del metraje. No es una película cómoda a la que enfrentarse, tiene un ritmo pausado, una verborrea extenuante y no ofrece respuestas sencillas a los enigmas que plantea, sin embargo consigue generar un desconcierto y una constante reflexión sobre lo que sucede en pantalla, convirtiendo la experiencia en la resolución de un rompecabezas que no parece tener solución. Una historia profundamente triste enmarcada en un universo muy particular, con el sello particular de un autor poco convencional.

Ya no estoy aquí (2019)

de Fernando Frías de la Parra

Ulises y sus amigos viven en una barriada a las afueras de Monterrey, en México. Se hacen llamar Los Terkos y juntos pasan el tiempo bailando la cumbia rebajada.

La Kolombia es un movimiento urbano de principios del 2000 que se originó en México, en la zona de Monterrey. En los suburbios los jóvenes se inspiraban en los atuendos de las bandas de gangstas de los Estados Unidos y se juntaban para bailar cumbias rebajadas, canciones colombianas a las que les reducían la velocidad de forma intencionada. Fernando Frías de la Parra narra el apogeo y declive de la Kolombia en Ya no estoy aquí para retratar la vida en los suburbios, la influencia del narcotráfico en México y el choque cultural cuando se busca empezar de cero iniciando una nueva vida en un lugar hostil en el que todo resulta extraño. Ulises es el líder de Los Terkos y se siente arropado por la banda y admirado por como baila la cumbia rebajada, pero un trágico suceso le obliga a huir de Monterrey a los Estados Unidos. Del ritmo pausado de la cumbia rebajada de Monterrey al desenfreno de Nueva York. Sin conocer la lengua, sin estar arropado por amistades o familia, con nostalgia por su tierra y allegados y sin la compañía de la Kolombia, vivirá en sus propias carnes las miserias de la inmigración ilegal. Una oda a la cultura de barrio, a esos movimientos enclaustrados en un lugar y tiempos determinados y que marcan la existencia de los que los han aceptado como algo que los define y que resulta un pilar fundamental de sus vidas. El desarraigo y la añoranza como motor de la narración para uno de los films originales de Netflix con mayor espíritu propio.

Con este artículo alcanzo las 30 películas recomendadas de la plataforma Netflix. Dejo aquí los enlaces a las anteriores recomendaciones:

5 películas originales de Netflix que no te puedes perder (1)

5 películas originales de Netflix que no te puedes perder (2)

5 películas originales de Netflix que no te puedes perder (3)

5 películas originales de Netflix que no te puedes perder (4)

5 películas originales de Netflix que no te puedes perder (5)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s